Aaron Brooks
Aaron Brooks, en línea ascendente. ESPN

En el intenso verano que se vivió en los Indiana Pacers, una de las incorporaciones que menos ruido levantó fue Aaron Brooks. El veterano base de 31 años llegaba para ocupar el puesto de base suplente, un puesto al que se le ha buscado un jugador de garantías en los últimos años, sin haber logrado el resultado esperado.

El mes de diciembre no empezó de la mejor manera para él. En los primeros 12 partidos, Brooks solo fue capaz de alcanzar un 25 por ciento en tiros de campo y un 11,7 por ciento en tiros desde más allá del arco para aportar tan solo 2,7 puntos por partido.

Afortunadamente para los Pacers, Brooks parece haber salido de esa mala racha. El pasado 26 de diciembre, consiguió su mejor marca de la temporada en la derrota contra su ex equipo, los Chicago Bulls, donde aportó 19 puntos.

En los últimos 4 partidos los porcentajes en el lanzamiento han sido aplastantemente superiores: 62,5 por ciento en tiros de campo y 63,6 por ciento en tiros de 3 (7 de 11 intentos).

Su actuación más reciente contra Orlando Magic también fue destacable. Tras el susto que dio Jeff Teague al torcerse el tobillo, el equipo iba a necesitar más de Brooks. Los Pacers lograron una victoria cómoda en la que anotoó 14 puntos en tan solo 18 minutos que disputó.

Hemos visto en lo que llevamos de temporada que Brooks es capaz de anotar de muy diversas formas para su corta estatura. Su velocidad y su ganchito al entrar en la zona ha sido muy habitual verlo. También se le ha visto hacer bombas desde posiciones más alejadas, tal es el caso del buzzer beater que anotó contra los Magic para cerrar la primera mitad.

Tener jugadores en el banquillo que te aporten puntos es una gran noticia para cualquier equipo, y de seguir así es una gran noticia para los Pacers, que esperan cambiar la trayectoria de lo que llevamos de temporada.

Fuente:

FanSided