Joe Johnson
Joe Johnson, uno de los fichajes de los Utah Jazz este verano. Keith Allison (CC)

La Agencia Libre de 2016 será recordada por varios años, tal vez por siempre. Luego de una temporada con varios récords, tanto individuales como de equipos, se amplió el tope salarial. Fue el crecimiento más significante de la historia, produjo que cualquier franquicia pueda fichar un jugador por el máximo.

Las dos primeras semanas de la agencia libre fueron sorprendentes, incluso para aquellos que se habían preparado para el aumento. Los contratos, y el dinero en juego, son simplemente algo nunca antes visto en la NBA, o en cualquier deporte.

“Es una locura”, dijo Hood. “Viendo el dinero que está pasando alrededor, es una locura. Pero no puedo culpar a nadie por cobrar. Pero solo ver chicos que estaban entre el octavo y noveno puesto de rotación en sus equipos, y se llevan un montón de dinero. Y el hecho de que el tope va a levantarse en un par de años es simplemente increíble “.

El tope salarial se ha fijado en poco más de $94 millones para la temporada 2016-2017 de la NBA. Fue reforzado por las grandes cantidades de dinero que la liga está recibiendo en su nuevo acuerdo de televisión. En la temporada 2005-2006, el límite estaba en el 61,7 $ millones.

Debido al reparto de la TV, hay tanto dinero para repartir que mucho de él se destinará a los jugadores. El aporte de la TV está valorado en $ 24 mil millones. ¿El resultado?. Chicos han dibujado sumas de dinero que parecen fuera de sintonía con su posición actual en la liga. En la primera noche de la agencia libre, Timofey Mozgov, se le dio un reparto de $64 millones de dólares. Fue por cuatro años en los Lakers de Los Ángeles, para un jugador que apenas salía de la banca.

El domingo, el Heat de Miami se vio obligado a coincidir con una oferta de $50 millones de dólares. Los Nets de Brooklyn se la extendieron al base reserva Tyler Johnson. Y los Trail Blazers de Portland tuvieron que coincidir con la oferta de Brooklyn de $74,8 millones a Allen Crabbe. Quien, lo has adivinado, era suplente la temporada pasada.

Mike Conley es un guardia de punta fina, uno de las mejores en la liga. Los Memphis Grizzlies le dieron un contrato de $153 millones de dólares en cinco años. Se convirtió en el jugador mejor pagado en la historia de la NBA. Para un jugador que nunca fue campeón, ni All Star. Y ha gastado trozos de las dos últimas temporadas en la lista de lesionados.

Si bien existe la preocupación en torno a la liga sobre las cifras en dólares, muchos lo ven como una buena cosa. Significa la salud de la liga, dicen algunos. Y envía un mensaje de que la liga está creciendo.

“Creo que cada generación de jugadores no puede creer que el dinero que se está realizando la próxima generación de jugadores”, dijo el entrenador de New Orleans Pelicans Alvin Gentry. “Los acuerdos de patrocinio, las ofertas de zapatos, los acuerdos de televisión, que han cambiado el juego y el dinero enormemente. Los salarios han subido, las apuestas han subido. Creo que es sostenible, porque es realmente un juego global. Creo que nuestros los atletas son los más reconocidos en el mundo, con la posible excepción del fútbol. Así que cuando se piensa en lo global, el juego realmente es, no veo la desaceleración en absoluto. “

¿El resultado?. Los Warriors han creado un equipo que tiene más talento y potencial que el que acaba de ganar 73 partidos. Si eso es una preocupación alrededor de la liga, es una preocupación legítima. Golden State fue capaz de añadir al último MVP no llamado Stephen Curry. De esta forma tienen a los 2 ganadores del premio MVP de los últimos 3 años. Al segundo mejor defensor de la NBA durante los últimos 2 años (Green), y al mejor escolta two-way actual en Klay Thompson.

Cuando se le preguntó sobre su inminente agencia libre que es dentro de dos años, el Celtic Isaiah Thomas dijo al Boston Globe: “Será mejor llevar  el camión de Brinks (empresa de transporte de caudales) Ellos pagaron a todos los demás, tengo que conseguir algo.”

De repente, los $16 millones que los Utah Jazz están pagando a Gordon Hayward la próxima temporada, parecen una ganga. Pensar que parecían elevados cuando se igualó la oferta de Charlotte. Es un acuerdo muy barato para su tipo de talento. Lo mismo se da con el contrato de Derrick Favors y el de Rudy Gobert (en tratativas de ampliación). El problema de Utah Jazz será mantener el núcleo de jóvenes a medida que venzan sus contratos.

El gerente general de los Utah Jazz, Dennis Lindsey, fue capaz de evitar un gasto excesivo en la temporada baja. La firma de Joe Johnson por $11 millones al año, o la negociación de un contrato de $8 millones de dólares de George Hill, junto con Boris Diaw. Pero si Utah Jazz quiere conservar a Hayward y Favors, sin duda tendrán que pagar mucho dinero. Y Rodney Hood, Dante Exum y Trey Lyles no son renovaciones tan lejanas.