wikimedia CC
wikimedia CC

Una semana después de que Larry Bird decidiese no renovarle el contrato a Frank Vogel, los Indiana Pacers están cerca de acabar con su búsqueda de nuevo entrenador, y lo harán con el que más cerca tenían, Nate McMillan. El que ha sido entrenador asistente de Vogel en el equipo de Indianapolis en las últimas tres temporadas será quien ocupe el cargo de entrenador jefe para las próximas temporadas, según ha informado Adrian Wojnarowski de Yahoo Sports.

Esta decisión ha sorprendido mucho en el entorno de la NBA, ya que la razón por la que Bird despidió a Frank Vogel fue que quería que el equipo jugase más rápido en ataque, con un estilo más ofensivo, y precisamente McMillan nunca ha sido un entrenador que se caracterice por hacer jugar un estilo vistoso en ataque a sus equipos, más bien todo lo contrario. Sus equipos, sobre todo los Portland Trail Blazers, eran de los equipos que menos anotaban en la liga y nunca superaron los 98.9 puntos por partido, y los Pacers han acabado esta pasada temporada con 102.2 puntos, y promediaba 88.2 posesiones por 48 minutos, por lo que su estilo en ataque no es precisamente lo que se supone que buscaba Bird.

Tercera oportunidad para McMillan

Los Pacers serán el tercer equipo al que entrena McMillan a sus 51 años. Su primer trabajo como entrenador jefe fue en los Seattle SuperSonics, a los que entrenó durante cinco temporadas, entre el 2000 y el 2005, para después marcharse a los anteriormente mencionados Blazers, donde estuvo siete temporadas, desde 2005 hasta 2012. Su balance en toda su carrera como entrenador es positivo, 478 victorias por 452 derrotas, y ha llevado a sus equipos a los Playoffs en cinco ocasiones, superando la primera ronda una única vez. Tras su periplo en Portland, fue contratado como entrenador asistente de los Pacers en 2013, sustituyendo a Brian Shaw cuando este se marchó a ser entrenador jefe en los Denver Nuggets. Además, McMillan ha sido entrenador asistente de Mike Krzyzewski en el Team USA en el Mundial de 2006 y los Juegos Olímpicos de 2008, ambas competiciones saldadas con una medalla para el combinado americano.

Sin duda el mayor punto a favor de McMillan es que conoce a fondo la actual plantilla de los Pacers, por lo que ya tiene bastante trabajo hecho de cara a empezar ya a preparar la próxima temporada e intentar de nuevo el asalto a los Playoffs.