Fuente: Tianjia Llu (CC)
Fuente: Tianjia Llu (CC)

Afirmar que los Brooklyn Nets han sido un buen equipo desde All-Star sería un tanto descabellado y, en cierto modo, falso. Sin embargo, lo que sí se ha producido es una considerable mejora en el juego. Más bien, un cambio en la forma de juego. Un estilo de juego más rápido, que genera posesiones más cortas. El récord desde el All-Star es de 7-13. Récord negativo pero la mejora es visible. Antes del partido de las estrellas, el equipo tenía una media de 99,3 puntos por partido en ataque, mientras que en defensa la media era de 106,7 puntos. Tras el partido de las estrellas, se subió a 107,3 puntos en ataque y 110,3 en defensa.

La realidad es que el ritmo de juego de los Nets ha subido en casi dos posesiones por 48 minutos de juego. Se han mejorado estadísticas como las asistencias, porcentajes de tiro. Esta subida del ritmo ha propiciado un aumento del 5%  los tiros cerca de la canasta.

Han sido varios los factores que han propiciado dichos cambios en el juego. Uno de ellos es consecuencia de las decisiones tomadas en los despachos. El nuevo General Manager, Sean Marks, ha hecho una serie de ajustes en el roster que han cambiado esta situación. Los buyout de Bargnani y Joe Johnson, sumado a la contratación de Sean Kilpatrick, que está siendo muy fiable en el tiro, con unos porcentajes del 47% en tiros de dos y 35% más allá de la línea de 7,25. La vuelta a la cancha de los novatos McCullough y, sobre todo, Hollis-Jefferson, han hecho mejorar al equipo. Estos cambios, sumados a los jugadores atléticos y jóvenes que ya había en la plantilla como Markel Brown o Thomas Robinson, han ayudado a Tony Brown a incrementar el ritmo del juego.

Durante los meses de enero y febrero, los porcentajes de tiro no fueron nada buenos. Transiciones lentas, que provocaron muchos tiros en los últimos segundos de posesión, con sus respectivos fallos. Y es que Joe Johnson amansaba mucho el balón. En cambio en marzo, tiros más rápidos, menos posesión: “touch time range”. En los partidos de antes del 11 de febrero, el 12% de los tiros fueron precedidos de posesiones donde los jugadores tenían la bola durante más de seis segundos, sobre todo Brook López y JJ. A partir del 19 de febrero, en la victoria ante los Knicks, se han reducido al 9,1%.

Aunque los porcentajes de  tiros ejecutados en los últimos segundos de posesión también han aumentado. Antes del All-Star, el porcentaje en los tiros transcurridos 22-24 segundos de posesión  era del 4,3%,  y del 19,2% con entre 15-22 segundos en el relojDespués del partido de las estrellas, esos números aumentaron al 5,9% y 25,9% respectivamente. Este es el sistema que el dueño, Prokhorov, quiere para su equipo, así que veremos su continuidad. Hasta el final de temporada posiblemente permanezca. Lo que ya no está tan claro es para la siguiente, ya que hay que tener en cuenta el entrenador que estará, más los refuerzos en la agencia libre.

Fuente:

NetsDaily