Por | 19 noviembre, 2014

Brad Stevens ya ha predicado que ni van a conseguir muchas victorias ni muchas derrotas. Tras estos nueve partidos el entrenador de los Celtics está viendo ese objetivo un tanto difícil.

“Hablamos de no exagerar mucho en noviembre hace ya un tiempo”– dijo Stevens el martes, y añadió – “Me encuentro cada mañana exagerando.”

Esas palabras vinieron de un entrenador que comprensiblemente está frustrado después de encajar el lunes la tercera derrota consecutiva. Boston tenía una posibilidad muy real de ganar cada uno de esos partidos, pero perdieron dos veces en el último minuto del tiempo reglamentario:

“Esas derrotas son devastadoras para cada jugador y entrenador involucrados, particularmente en el calor del momento. Es casi imposible para una persona competitiva no sentirse así después de una derrota de estas características.” – dijo Olynyk.

“Es de naturaleza humana, es decepcionante perder, especialmente algunas de las derrotas que hemos tenido este año cuando el partido terminaba y lo dejábamos marchar.” – añadió el interior canadiense.

A veces puedes tomarte una noche de descanso, pero los jugadores y entrenadores son eventualmente capaces de volver a sus sentidos. Catorce horas después de una derrota de cuatro puntos contra Phoenix, los Celtics se han agrupado nuevamente. Ya han visto esta película, y están haciendo un inicio muy bueno de campaña en la cancha, exceptuando los momentos finales de partido.

“Una de las cosas que estoy tratando de tener en cuenta es que hemos jugado muy buen baloncesto contra un montón de buenos equipos.” – afirmó Stevens.

Tiene razón, siete de los nueve partidos de Boston hasta la fecha han sido contra equipos que jugaron PlayOffs la temporada pasada. Los únicos oponentes que no jugaron las eliminatorias en 2014 son Cleveland y Phoenix, pero Cleveland es considerada por la mayoría como un aspirante al título esta temporada. Los Celtics han estado luchando cada uno de esos partidos excepto la paliza en Houston, donde fueron un fracaso en la línea de 3. De hecho, su -2,0 de diferencia de puntos con un balance de 3-6, es evidencia de los mismos.

La conclusión es que los Celtics no deben rendirse aún, ya que queda un largo camino y deben centrarse en la tarea que tienen.

Fuente:

NBA